El Sociólogo Irreverente

26 mayo, 2010

¿Quien diablos le hace las encuestas a La Razón?

Filed under: malasociología,mass media — sociologoirreverente @ 12:01
Tags: , , ,

[tweetmeme source=’sociologoirreve’ only_single=false]

En la viñeta que publicamos el viernes un comentario criticaba el hecho de que hablase sobre la posibilidad de  “comprarse un sociólogo”. Reconozco que el comentario hizo que me preguntase si mi total desprecio por el trabajo que se ven obligados a realizar los sociólogos en la España de hoy estaba justificado.

Por suerte, el domingo La Razón me volvió a bajar a la realidad con  este estudio :

Zapatero-Belén Esteban: el careo más esperado

El 23,2 por ciento de los españoles quiere ver un enfrentamiento entre el presidente y la ex de Jesulín.

Lo que me dejó más perplejo es que no era la típica “encuesta” tonta de la web. Era un sondeo ad hoc encargado por el periódico con una muestra de mil personas ( es decir, caro) sobre que miembros del gobierno prefería la gente ver en situaciones telebasuriles: debatir con maría Patiño. con la Belen Esteban, en Gran Hermano, en Supervivientes , etc. Estaba publicado a doble pagina, con llamada en la portada, once infografías (¡once!) y una entrevista a una de las protagonistas (María Patiño). Pocas veces – al margen de las encuestas electorales- dedica tanto dinero y espacio un periódico a un estudio social.

Obviamente todo el estudio es un engendro, al que suponía que nadie daría la más mínima credibilidad, pero como en  la Cope han llegado a decir “no es ninguna broma, es un fiel reflejo del país” , decidí escribir al menos sobre un par de errores básicos en el propio planteamiento del estudio, que ademas son bastante típicos  – unas veces para manipular y otras por puro desconocimiento- en las encuestas de los periódicos

  • Cuando se le pregunta a alguien sobre algo que sabes que no tiene opinión, el objetivo, lógicamente, no es conocer su opinión sino crearla (en este caso ni siquiera eso, solo se pretendía asociar la imagen de Zapatero con personajes estúpidos). En concreto: pensar que si el 23% de los encuestados respondió “Zapatero” cuando le preguntaron ¿a que miembro del gobierno enfrentaría en un cara a cara con Belen Esteban? significa que “el 23% de los españoles quiere ver un debate entre Zapatero y la Esteban” es como si pensamos que “Al 23% de los españoles les gustaría convertirse en una pizza cuatro quesos” tras ver una encuesta en la que se pregunta ¿en que tipo de pizza le gustaría convertirse? Si ademas llenamos la noticia con gráficas, esta estupidez parecerá una irrefutable verdad científica.
  • Otra cosa que tendría que aprender alguien que quisiese hacer encuestas “de verdad” es que si hay una fuerte asimetría en el grado conocimiento de los personajes que pueden escogerse (y más si en con “respuesta espontanea” como supongo que será el caso)  la gente nombrará tendencialmente al que más conoce . En concreto: si una pregunta empieza por “¿que miembro del gobierno..” la respuesta mayoritaria será Zapatero venga lo que venga después, ya sea   “es el más guapo” o “es el más feo”. Por  eso no hay sorpresas en que la encuesta de La Razón ZP es el más elegido para todo: tanto para ganar en   “Superviventes” (“¿Que miembro del gobierno cree que lo haría mejor en supervivientes?) como para perder en “Gran Hermano” (“que miembro del gobierno nominaría para abandonar la casa”) Lo divertido es ver como algunos medios que se han hecho eco de “la noticia” destacan esa “contradicción” entre el papel que haría ZP en los realitys shows e incluso hablan de un radical cambio de postura de los encuestado .

Pero volviendo a la pregunta del titular ¿que clase de “científicos sociales” se han prestado a esto? yo entiendo que hay que comer, y que la crisis aboca a la prostitución ¿pero que empresa de estudios de opinión pública quiere ver su nombre mezclado en esto?

La ficha técnica nos remite a una tal NC Report. Nos ponemos a buscar su web para ver si está colgado el informe completo o al menos algo más que los cuatro datos que cita el periódico y…no la encontramos. Hacemos distintos tipos de búsqueda, añadimos distintos filtros y nada ¿Una empresa que realiza encuestas para un diario nacional no tiene ni una miserable web? Esto empieza a oler a chamusquina.

Tras un par de horas de búsquedas confirmamos que ni tiene web, ni está asociada a Asociación Nacional de Empresas de Investigación de Mercados y Opinión, ni tiene a nadie asociado a Asociación Española de estudios de mercado marketing y opinión, ni está registrada, al menos con ese nombre, en el  registro mercantil. De hecho solo encontramos tres fuentes que nos digan que NC Report existe: las noticias de las encuestas de La Razón, la noticia de una encuesta que hizo para el agrupación local del PP de Jaen y otra noticia de una encuesta para la agrupación local del PP de Segorbe (Castellón).

Resultaría increíble que un periódico nacional  publicase encuestas a través de una empresa fantasma, pero es La Razón, y no sería la primera vez que lo hacen: En 2007 algunos lectores del blog de Escolar se pusieron a investigar a “Iberconsulta” ( la empresa que le hacía entonces las encuestas a La Razón) y comprobaron que tenía todas las papeletas de ser  una empresa fantasma: su web era un cutre blog cuyos únicos estudios eran enlaces a PDF’s de La Razón; no tenía sede social sino un apartado de correos y su teléfono tenía las restringidas las llamadas entrantes ¡toda una empresa líder!  El caso es que un blogger escribió un artículo contándolo, empezó a difundirse la noticia  y se armó un buen revuelo, que incluyó  amenazas legales a meneame para que retirasen el enlace a la historia.

Eso fue en 2007. En 2008 La Razón deja de trabajar con Iberconsulta (que parece desaparecer) y empieza a publicar encuestas de NC Report.

Yo me niego a creer que La Razón se invente las encuestas. Supongo que hay miles de explicaciones para esto: que la empresa firme las encuestas con seudónimo para no ver asociado su nombre a los engendros que hace para La Razón; Que sean in localizables porque  ya tienen suficiente trabajo con La Razón y el PP de Segorbe como para aceptar nuevos trabajos, o yo que se, mil cosas más.

PD: He escrito a la Razón para preguntarles, si contestan os informaremos. También os pediría que si tenéis alguna información sobre esta empresa nos las enviaseis, a ver si entre todos conseguimos averiguar algo.

Anuncios

21 comentarios »

  1. […] ¿Quien diablos le hace las encuestas a La Razón? sociologoirreverente.wordpress.com/2010/05/26/%C2%BFquien-di…  por XQNO hace 5 segundos […]

    Pingback por ¿Quien diablos le hace las encuestas a La Razón? — 26 mayo, 2010 @ 12:30 | Responder

  2. Good Job!

    Comentario por Fran — 26 mayo, 2010 @ 14:31 | Responder

  3. Pues es verdad, he estado buscando y tal empresa no existe.

    Comentario por Mariano — 26 mayo, 2010 @ 15:05 | Responder

  4. Qué rabia, un excelente trabajo de investigación, portada en mnm, y ni un triste comentario. Internet está podrido.

    Yo estoy seguro de que hay una explicación perfectamente racional a todo esto, La Razón es un periódico serio: una vez regalaban una freidora.

    Comentario por Professor_Hitlerballs — 26 mayo, 2010 @ 15:06 | Responder

  5. […] » noticia original […]

    Pingback por ¿Quién diablos le hace las encuestas a La Razón? | Noticias HMX — 26 mayo, 2010 @ 15:46 | Responder

  6. Chapeau por el post. Muy acertado.

    Comentario por bocadeferro — 26 mayo, 2010 @ 15:48 | Responder

  7. […] » noticia original […]

    Pingback por ¿Quién diablos le hace las encuestas a La Razón? | Ultimas noticias en ForoProvincias.Com — 26 mayo, 2010 @ 16:01 | Responder

  8. ¡Muy buen análisis! Creo que nunca me había fijado en la importancia de quién realiza las encuestas en los medios de comunicación. No obstante, y a pesar de que tú no creas que sea una empresa fantasma… yo no sé qué pensar.

    ¡Un saludo!

    Comentario por el globo — 26 mayo, 2010 @ 16:38 | Responder

  9. […] En la viñeta que publicamos el viernes un comentario criticaba el hecho de que hablase sobre la posibilidad de  ”comprarse un sociólogo”. Reconozco que el comentario hizo que me preguntase si mi total desprecio por el trabajo que se ven […] View full post on WordPress.com Top Posts […]

    Pingback por ¿Quien diablos le hace las encuestas a La Razón? | Movie Reviews & Film Critics — 26 mayo, 2010 @ 17:33 | Responder

  10. Buen trabajo

    Comentario por manuel — 26 mayo, 2010 @ 23:42 | Responder

  11. Eres un crack, amigo. Te seguiré.

    Comentario por Franesco — 27 mayo, 2010 @ 1:06 | Responder

  12. […] ¿Quien diablos le hace las encuestas a La Razón? En la viñeta que publicamos el viernes un comentario criticaba el hecho de que hablase sobre la posibilidad de […] […]

    Pingback por Top Posts — WordPress.com — 27 mayo, 2010 @ 2:25 | Responder

  13. Gracias a tod@s por vuestros comentarios, un placer veros por aquí.

    Comentario por sociologoirreverente — 27 mayo, 2010 @ 3:50 | Responder

  14. muy bueno, siempre es una gozada leer esta página. Yo apuesto a que la tal empresa no existe. Saludos.

    Comentario por Akkol — 27 mayo, 2010 @ 17:51 | Responder

  15. Que bueno el artículo, si no recuerdo mal al ABC le pasó algo parecido hace un tiempo con una encuesta con origen desconocido. Por cierto, un blog genial que va directamente a mis favoritos. Que gusto leer a un sociologo serio.

    Comentario por Fede — 3 junio, 2010 @ 11:23 | Responder

  16. Increíble que el periodismo de investigación tenga que estar en los blogs de internet.

    Genial trabajo, de verdad.

    Comentario por carlos — 4 junio, 2010 @ 23:45 | Responder

  17. Ya te digo yo quién (o mejor dicho, “que”) es NC Report.

    Aquí lo tienes: http://www.nocisoft.com/index.php/ncreport/articles/ncreport.html

    Exacto. Un programa de generación de reportes a partir de bases de datos. Datos que ha podido meter ahí a capón cualquiera sin el más mínimo método estadístico. Por ejemplo la empresa “Encuestas Anson & Palomo Yome loguisoyomelocomo S.A.”. Fiabilidad, nula.

    Yo participé en la “himbestigación” que hicimos en Escolar.net cuando lo de Iberconsulta y me da que esto es más de lo mismo.

    Comentario por Tyrion — 5 octubre, 2010 @ 15:15 | Responder

  18. Me duele ser yo quien le saque las castañas del fuego a los del tebeo de la Razón, pero al menos web si que tienen y en ella figura que si que son socios de aedemo. En la solapa de “La empresa” figuran todos los datos de la empresa: teléfono, razón social, etc.

    http://ncreport.es/

    Consultando en red.es, el dominio fue dado de alta hace casi un año (el 10/09/2010), fue registrado en 1&1 y el contacto administrativo es Sebastian Rios Banuls

    Comentario por josemaria — 18 septiembre, 2011 @ 16:16 | Responder

  19. Joder, acabo de darme cuenta de que esto tiene más de un año… De hecho el dominio ncreport.es no estaba registrado en mayo de 2010 así que, efectivamente, puede que cuando se escribiera esta entrada la empresa no existiera aún…

    Mil disculpas… es lo que tiene seguir los enlaces sin mirar las fechas 😦

    Comentario por josemaria — 18 septiembre, 2011 @ 16:22 | Responder

  20. Yo quiero ser una pizza cuatro quesos. Y comerme a mí mismo. Como hizzo Pizza el Hut en Spaceballs.

    Comentario por Enrique García (@otikik) — 18 septiembre, 2011 @ 16:49 | Responder

  21. Madrid, 30 de octubre de 2011

    D. Francisco Marhuenda
    Director de La Razón
    Calle Josefa Valcárcel 42
    28027, Madrid.

    Estimado amigo:

    El día 24 de octubre, por la tarde, recibo en mi casa una llamada desde el número 91 3247004, de una persona que se presenta como Francisco Marhuenda, y se dice Director de La Razón. Acostumbrado a escuchar algunas tertulias, le reconozco por el tono de voz, aunque le hubiese reconocido, igualmente, por la forma prepotente con la que acostumbra a acompañar, en sus argumentarios, sus vacuas intervenciones carentes, casi siempre, de razones y de objetividad… ¡Qué paradoja humorística que quien dirige ese libelo titulado “La Razón” argumente frecuentemente sin razones y, apenas, sin datos, siempre en contra de Zapatero y a favor de Rajoy! Esto es lo que hay y abunda en la derecha mediática.

    Pero pasemos a lo importante. Soy Jesús Parra Montero, Catedrático de Filosofía, Doctor en Teología, Licenciado en Psicología, Licenciado en Químicas, carrera de piano… Y le describo abreviado y sin soberbia mi perfil (le puedo enviar un extenso currículo) porque en su alterada requisitoria telefónica, casi me envía a iniciar estudios, para poder situarme a la altura de su dignísima señoría. Está visto que en este Madrid, en el que las Aguirre y las Figar están creando centros de excelencia para hijos de “fijosdalgo”, si no presentas títulos (en plural) como credencial no tienes derecho a hablar y tu palabra es poco considerada.

    Como puede comprobar no me escondo en el anonimato, como sin justificación y argumento alguno me acusó en su conversación telefónica; y paso a hacerle una serie de reflexiones:

    A. Al igual que los periodistas, también los simples ciudadanos tenemos derecho a recabar información directa de quienes se presentan ante la sociedad como empresas públicas de servicios y tienen en sus páginas web o en sus folletos publicitarios teléfonos de contacto. No le extrañará al señor Marhuenda que ciudadanos responsables pretendamos conocer, si queremos verificar la veracidad de los datos que se nos ofrecen en las encuestas, la solvencia de la empresa y de las personas que han hecho la encuesta y averiguar su seriedad, su honestidad y su experiencia profesional, pues tenemos constatado que el idioma del membrete no es una garantía suficiente. Usted, como hombre avezado en lides periodísticas, conocerá también, como yo, casos de personas poco escrupulosas que falsifican papeles membretados de encuestadoras serias y ponen en circulación encuestas amañadas.

    B. Desde antiguo sabemos (algunos de nosotros desde el 15 de junio de 1977, fecha de las primeras elecciones generales legislativas de España) que para medir la evolución del estado de opinión de nuestra sociedad ante unos comicios se realizan encuestas electorales. La sociedad española cuenta con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y con otras entidades privadas dedicadas a estas tareas, ya sea por encargo de los partidos políticos, de las empresas informativas o de otros agentes. No siendo profanos en la materia pero tampoco expertos, éramos conocedores de algunas de ellas, como son Metroscopia, Sigma 2, TNS Demoscopia, Opina, Akra Delta, Netquest, ESEQ, Estudios sociales, políticos y de mercado… Pero ignorábamos la existencia en el mercado de NC Report.

    C. Decía Aristóteles, imagino que sabe quién es, que “el conocimiento tiene su origen en las respuestas que buscamos cuando las cosas nos producen admiración y extrañeza”. Y enorme extrañeza y no poca admiración me producía que fuese LA RAZÓN la que en exclusividad utilizase una empresa de opinión pública (NC Report) desconocida para cualquier otra empresa o medio de comunicación, con domicilio en Cullera, y una página web insulsa e insustancial, carente de los elementos básicos del marketing profesional, y sin información alguna sobre el organigrama de la empresa, quién la preside, cuáles son sus equipos directivos y profesionales y con unos epígrafes cuyo desarrollo en su despliegue (La Empresa; Objetivos de los estudios de opinión; Garantías; Servicios; Barómetro nacional electoral; Barómetro nacional de popularidad…) se limita a exponer una sarta de vulgaridades obvias y carentes de información seria. En Garantías, por ejemplo, nos endilga una extensa Guía PARA LA REALIZACIÓN DE SONDEOS DE OPINIÓN cuyo Copyright pertenece a ESOMAR®/WAPOR 1998 y que cualquiera puede consultar en Internet en las páginas web de todas las empresas públicas de estudios y sondeos de opinión y electorales. En el desplegable Servicios, añade una serie de obviedades que, claramente y sin disfraz, señalan al servicio de quién trabaja NC Report, es decir, a conveniencia de La Razón y de los intereses del Partido Popular y de quien fue Jefe del señor Marhuenda, Mariano Rajoy. Y, ¡oh, maravilla de empresa!, en los apartados Barómetros y Elecciones, por todo contenido de su profunda profesionalidad y sesuda investigación nos introduce las siguientes gráficas, a mayor gloria del Partido Popular y de su gran líder Mariano Rajoy:

    D. Por eso llamé al teléfono 961 73 23 80 que me indica la página web de NC Report, empresa de cuyas encuestas se sirve LA RAZÓN para apoyar permanentemente los datos en los que fundamenta sus informaciones. Me pongo en contacto con don Alfredo Martí, que me dice ser el responsable de información de la empresa. Le digo que he conocido NC Report por la lectura que hago de LA RAZÓN, cuyo director, como todo el mundo sabe (bueno, ignoro si todo el mundo) es Don Francisco Marhuenda. Le informo que un grupo de personas curiosas e inquietas, ciudadanos libres, no sometidos a presión de partido, estamos haciendo un trabajo sobre las empresas de opinión, fundamentalmente de aquellas que se dicen especializadas en sondeos electorales; coincidirá conmigo, señor Marhuenda, que la falsa información produce basura y se convierte en propaganda; que muchos periodistas audaces a veces engañan y que la falta de datos serios y objetivos, científicamente contrastados, da ocasión a la manipulación y posibilidades al fraude y a la estafa informativa. Sabe usted mejor que yo, don Francisco, que el mejor control que existe sobre estas empresas encuestadoras es el mercado, pues quien falsifica datos y los publica en un proceso electoral cae en el descrédito y tal vez, en un delito (los pillastres, a la larga, son ubicados y colocados en su lugar por la opinión pública). La experiencia nos enseña que sólo sobreviven a lo largo del tiempo las empresas que mantienen una ética rígida y un nivel técnico alto y que los datos de una encuesta en manos de malos profesionales en esta materia, interesadamente interpretados, son peligrosos. Todos sabemos que las encuestas de opinión son auxiliares de la democracia directa pero que la cocina tendenciosa de sus datos y cifras no puede reemplazar a los procesos electorales.

    E. Pregunto al señor Martí si me podría informar cuántas encuestas ha realizador NC Report para el periódico LA RAZÓN, para qué situaciones y en qué fechas, y apenas me sabe enumerar alguna concreta, excepto la llevada a cabo para las elecciones al Parlamento Europeo del 2009, de la que me añade, muy eufórico, que sus datos anticipados se ajustaron muy mucho a los resultados electorales finales. Le hago saber que en la celebración de cualquier tipo de elecciones, la publicación de sondeos o encuestas debe ir acompañada de una serie de datos técnicos, esenciales para evaluar la fiabilidad de los datos publicados e interpretarlos fielmente; entre los cuales se encuentran: a) el nombre del organismo o entidad que realiza el sondeo, así como el de la empresa que haya encargado su realización; b) las características técnicas del sondeo, incluyendo necesariamente: el sistema de muestreo, el tamaño de la muestra lograda y su extensión geográfica, el universo representado, el método de muestreo utilizado, el método para la recogida de la información, el margen de error de la misma, el nivel de representatividad, el procedimiento de selección de los encuestados, la fecha de realización del trabajo de campo; c) el texto íntegro de las cuestiones planteadas y número de personas que no han contestado a cada una de ellas.

    La publicación de estos datos está obligada por la LOREG (Ley Orgánica del Régimen Electoral General), pero, además, las organizaciones profesionales de investigación de opinión pública tienen suscrito un Código Internacional sobre publicación de resultados, obligatorio para sus miembros (espero que así lo haya suscrito también NC Réport), que incluye básicamente los mismos datos, de tal manera que aún en periodos no electorales la publicación de encuestas los incluyen.

    F. Imagino que no ignorará, señor Marhuenda, que tal Código Internacional de Prácticas para la Publicación de Resultados de Sondeos de Opinión Pública está sometido exactamente a las mismas reglas éticas y profesionales que otras modalidades de estudio. Estas reglas están establecidas en el Código internacional CCI/ESOMAR para la Práctica de la investigación Social y de Mercados y, dado que la investigación de la opinión pública tiende a ser un campo particularmente «sensible», la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha examinado este Código ESOMAR para la Publicación de Sondeos de opinión, otorgando su aprobación y el Consejo de Europa ha recomendado que se aplique para regular la publicación de sondeos pues quiere salir al paso de que al publicar sus resultados puedan éstos presentarse de manera provocativa o tendenciosa. De ahí que ante posibles o parecidas situaciones, ESOMAR ha decidido formular recomendaciones específicas sobre la publicación de tales encuestas. Entre las que, en el punto 3, se dice textualmente:

    “Los sondeos de opinión juegan un papel valioso en la sociedad actual. Es deseable que tanto el público en general como los políticos, medios de comunicación y otros grupos interesados tengan acceso a través de tales sondeos a una medida exacta y no sesgada de las actitudes e intenciones del público. Es sabido que existen preocupaciones sinceras sobre los posibles (aunque no probados) efectos que ciertos sondeos podrían teóricamente tener sobre el voto u otros comportamientos. Sin embargo, la alternativa es que el público quede expuesto solamente a informaciones carentes de fundamento científico y probablemente inexactas sobre la situación, en muchos casos, presentadas por personas u organismos con un conocimiento insuficiente de la naturaleza de la información que usan o con una presentación muy partidista de los hechos. El objetivo de este Código es reducir el riesgo de engañar al público mediante sondeos inadecuados o mal presentados”.
    G. Ante la escasa y vana información que ofrece la web de NV Report, las dubitativas y poco coherentes respuestas que me da el señor Martí, la claridad de las recomendaciones de ESOMAR en la publicación de tales encuestas y la frivolidad con la que LA RAZÓN utiliza a conveniencia (siempre “pro domo sua”) los datos que saca de las dudosas encuestas realizadas por NC Report, le pregunto, asimismo, cuáles son las herramientas que utiliza la empresa en los sondeos, de qué plataformas de CATI dispone con el fin de depurar los datos a medida que se van recogiendo, y de cuántos equipos en la Plataforma de CAPI, cuáles son sus técnicas de investigación científica, cuáles los datos cuantitativos y cualitativos del muestreo, cómo elaboran las preguntas y qué cantidad de ítems emplean para obtener los resultados de la información pretendida…, ya que la validez y el valor de los sondeos de opinión pública dependen de tres factores principales: i) de la naturaleza de las técnicas de investigación empleadas y la eficiencia con que se apliquen, ii) de la honestidad y la objetividad del instituto o empresa de investigación que efectúa el sondeo y iii) de la manera en que se presentan los resultados y los usos para los que se emplean por parte de las empresas contratantes.
    H. Hay un error muy común entre los periodistas, entre ellos incluyo a los de LA RAZÓN, que creen que la principal información que aporta una encuesta consiste en adivinar el porcentaje de votos que obtendrán los candidatos el día de las elecciones, marcando casi en exclusiva la diferencia en porcentaje de votos que existe entre los candidatos (en el caso de LA RAZÓN, exclusivamente, entre Rajoy y Rubalcaba). Ignoran que el resultado de esa diferencia es solamente un dato de los tantos que debe aportar una encuesta científica y honestamente realizada y que los números deben ser leídos por especialistas que saben narrarlos e interpretarlos sin sectarismos desde un foro de debate ético y objetivo, sin dejarse guiar ni por filias ni por fobias. Y la primera condición (una encuesta científica y honestamente realizada) no la cumple NC Report, y la segunda (especialistas que saben interpretar los datos sin sectarismos) no es una cualidad de su periódico. A NC Report le falta profesionalidad y a LA RAZÓN, ética periodística. Tanto NC Report como su periódico emplean en sus vacuas encuestas la técnica del “Pinto, pinto, gorgorito, a éste le sumo y a ése le quito”. Y le despejo el sistema: éste es Rajoy (su Jefe) y el PP, y ése es Rubalcaba y el PSOE. Y para muestra le traigo a colación estos tres botones de los días 17, 19 y 26 de octubre en su periódico, mes de octubre en el que RC Report parece fabricar encuestas a marchas forzadas, un día sí y otro también, para La Razón:

    Día 17 Octubre 11 – Información firmada por A. G. Mateache

    MADRID- No es que alcancen la mayoría absoluta. La rebasan. En las próximas elecciones generales del 20-N el PP barrería en el mapa electoral, según los datos de la encuesta NC Report para La RAZÓN. Si los últimos datos del día 9 de este mismo mes reflejaban que los populares alcanzarían hasta 184 diputados, en apenas una semana los populares consiguen seis parlamentarios más y se situarían en 190. La segunda mayoría absoluta en 11 años, mejorando los resultados históricos del Gobierno de Aznar, y logrando 46 más que en 2008. Por su lado, el PSOE se mantendría en los mismos 117 diputados, ganando apenas uno, y perdería 52 respecto a los anteriores comicios. En resumen, el partido de la oposición saca una ventaja de 15,5 puntos sobre el PSOE, obteniendo el 46,4% del voto sobre un 30,9% que consiguen los socialistas.
    Día 19 Octubre 11 – Información firmada por C. Castro (Encuesta NC Report / Tracking electoral)

    Encuesta NC Report: El 62,4% cree que ETA ha salido beneficiada
    Más de la mitad de los españoles, el 55,4 por ciento, considera que el PSE no debería haber participado en la llamada «conferencia de paz».
    MADRID- La ciudadanía española ha recogido con reticencias no sólo el resultado final de la denominada «conferencia de paz», auspiciada por la propia banda terrorista ETA, sino también los costes de su organización y la presencia del PSE en la misma.

    No en vano, el 62,4 por ciento de los españoles consideran que ETA ha sido la única beneficiada de la teatralización llevada a cabo el lunes en San Sebastián, según se desprende de la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN. Por el contrario, el 30,5 por ciento de los encuestados mantiene que la banda terrorista no ha salido beneficiada de la iniciativa. En cuanto a la financiación de la misma, casi siete de cada diez españoles, el 66,7 por ciento, cree que ha sido sufragada por el presupuesto del Gobierno, mientras que un 17,7 por ciento cree que los gastos han corrido a cargo de alguna organización independiente. Sin embargo, sólo el 8,4 por ciento cree que ETA ha pagado los costes de la cita donostiarra, pese a que la propia banda impulsó la conferencia.

    La presencia del PSE tampoco es vista con buenos ojos desde la ciudadanía española. Más de la mitad de los encuestados, el 55,4 por ciento, considera que el PSE no debería haber participado en la «conferencia de paz», mientras que el 39,6 por ciento apoya la presencia de los socialistas vascos en la reunión.
    El PP se dispara hasta los 190 diputados ante un PSOE que cae a los 117
    Rajoy amplía la brecha, supera en 15,5 puntos a Rubalcaba a 34 días. El PP se sitúa a casi 16 puntos al PSOE.

    Día 26 de octubre – Editorial de LA RAZÓN

    “Rubalcaba enfrenta en un vídeo electoral a los niños de la escuela pública y la privada: La diferencia entre los vídeos electorales del PP y del PSOE presentados ayer no es solo de concepto, sino de estética y ética política. Mientras Ana Mato ofreció un vídeo explicativo y en tono positivo, los socialistas han recurrido a la demagogia y al discurso burdo que desprecia la inteligencia de los votantes. Al ridiculizar la enseñanza privada, se diría que a Ferraz no le preocupa tanto mejorar la educación como ajustar cuentas a aquellos de sus dirigentes que llevan a sus hijos a colegios privados”.

    ¡Qué sabrá usted de educación y cuál fue la diferente gestión de ambos (Rajoy y Rubalcaba), cuando ambos estuvieron al frente del Ministerio de Educación! En síntesis: Rajoy, trasparencia virginal; pasó por el Ministerio como el rayo de luz por cristal, es decir: nada de nada. Rubalcaba, eficacia y gestión cualitativas y cuantitativas. Hay hemerotecas e informes a los que acudir.

    Y ya para finalizar, algunas conclusiones:

    1. No me extraña que según la OJD (Oficina de Justificación de la Difusión) el periódico de tirada nacional que más ha perdido en el mes de septiembre en difusión y venta en quiosco ha sido La Razón que registró en septiembre de este año una difusión de 106.815 ejemplares, es decir, un retroceso del 24,8% en comparación a igual mes del año anterior. Y en cuanto a venta en quioscos la caída ha sido del 33,1%. ¡Por algo será, señor Marhuenda!. Usted sabe que los lectores no castigan la calidad. Y es que la calidad de LA RAZÓN y las fuentes de las que se nutre, incluyendo muchos de sus columnistas, son malos y sectarios y sus encuestas, pura basura.
    2. Estamos haciendo un informe comparativo de los institutos españoles de investigación de encuestas de prestigio y solventes que aplican métodos científicos apropiados y trabajan con objetividad y rigor profesional, sin sectarismos. Tenemos curiosidad por conocer en qué lugar se encuentra NC Report.
    3. Cuando usted me llamó a mi teléfono privado (el teléfono de NC Report es público, pues figura en su web), cometió usted, al menos, cuatro incorrecciones impropias de un profesional ponderado en el que priman las razones y los argumentos: a) entró, sin mi permiso, en un ámbito privado para encararse conmigo, y esto, señor Marhuenda, es denunciable; b) intentó intimidarme, con modos y modales propios de la dictadura, amenazándome de que iba a investigar, mediante la policía, quién era yo; no hacía falta tal amenaza, sabe quién soy, se lo he escrito al principio, y en el membrete constan mi dirección y mis teléfonos y correo; y esto, señor Marhuenda, es denunciable; c) sin conocerme me tilda de ignorante y cobarde y casi me exige que vuelva a la escuela o me matricule en una Universidad para estar a su altura y yo, señor Marhuenda, en absoluto quisiera estar a su altura, me parece usted muy poco para mi talla moral; y d) afirma que “los del PSOE estamos muy nerviosos ante el batacazo de estas elecciones”. Ignoro de dónde deduce usted, señor Marhuenda, que yo soy del PSOE. Bueno, sí lo sé: emplea usted los mismos procesos inductivos y hermenéuticos que con los datos de NC Report: con una encuesta “nada”, extrae para su periódico unos datos “mierda”. Carece usted de los principios mínimos de la lógica clásica aristotélica y de la moderna de Boole. Pues yo le digo que como ciudadano que piensa votar en las elecciones del 20 N, prefiero votar a un Rubalcaba que a mil Rajoys; ¿la razón?: por decencia.

    Y como lectura para el día 19 de noviembre, día de reflexión, le regalo estos versos finales de un poema (Los cobardes) de Miguel Hernández:
    ……..
    Ocupad los tristes puestos
    de la triste telaraña.
    Sustituid a la escoba,
    y barred con vuestras nalgas
    la mierda que vais dejando
    donde colocáis la planta.

    Con mi saludo, atentamente,

    Madrid, 30 de octubre de 2011

    D. Francisco Marhuenda
    Director de La Razón
    Calle Josefa Valcárcel 42
    28027, Madrid.

    Estimado amigo:

    El día 24 de octubre, por la tarde, recibo en mi casa una llamada desde el número 91 3247004, de una persona que se presenta como Francisco Marhuenda, y se dice Director de La Razón. Acostumbrado a escuchar algunas tertulias, le reconozco por el tono de voz, aunque le hubiese reconocido, igualmente, por la forma prepotente con la que acostumbra a acompañar, en sus argumentarios, sus vacuas intervenciones carentes, casi siempre, de razones y de objetividad… ¡Qué paradoja humorística que quien dirige ese libelo titulado “La Razón” argumente frecuentemente sin razones y, apenas, sin datos, siempre en contra de Zapatero y a favor de Rajoy! Esto es lo que hay y abunda en la derecha mediática.

    Pero pasemos a lo importante. Soy Jesús Parra Montero, Catedrático de Filosofía, Doctor en Teología, Licenciado en Psicología, Licenciado en Químicas, carrera de piano… Y le describo abreviado y sin soberbia mi perfil (le puedo enviar un extenso currículo) porque en su alterada requisitoria telefónica, casi me envía a iniciar estudios, para poder situarme a la altura de su dignísima señoría. Está visto que en este Madrid, en el que las Aguirre y las Figar están creando centros de excelencia para hijos de “fijosdalgo”, si no presentas títulos (en plural) como credencial no tienes derecho a hablar y tu palabra es poco considerada.

    Como puede comprobar no me escondo en el anonimato, como sin justificación y argumento alguno me acusó en su conversación telefónica; y paso a hacerle una serie de reflexiones:

    A. Al igual que los periodistas, también los simples ciudadanos tenemos derecho a recabar información directa de quienes se presentan ante la sociedad como empresas públicas de servicios y tienen en sus páginas web o en sus folletos publicitarios teléfonos de contacto. No le extrañará al señor Marhuenda que ciudadanos responsables pretendamos conocer, si queremos verificar la veracidad de los datos que se nos ofrecen en las encuestas, la solvencia de la empresa y de las personas que han hecho la encuesta y averiguar su seriedad, su honestidad y su experiencia profesional, pues tenemos constatado que el idioma del membrete no es una garantía suficiente. Usted, como hombre avezado en lides periodísticas, conocerá también, como yo, casos de personas poco escrupulosas que falsifican papeles membretados de encuestadoras serias y ponen en circulación encuestas amañadas.

    B. Desde antiguo sabemos (algunos de nosotros desde el 15 de junio de 1977, fecha de las primeras elecciones generales legislativas de España) que para medir la evolución del estado de opinión de nuestra sociedad ante unos comicios se realizan encuestas electorales. La sociedad española cuenta con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y con otras entidades privadas dedicadas a estas tareas, ya sea por encargo de los partidos políticos, de las empresas informativas o de otros agentes. No siendo profanos en la materia pero tampoco expertos, éramos conocedores de algunas de ellas, como son Metroscopia, Sigma 2, TNS Demoscopia, Opina, Akra Delta, Netquest, ESEQ, Estudios sociales, políticos y de mercado… Pero ignorábamos la existencia en el mercado de NC Report.

    C. Decía Aristóteles, imagino que sabe quién es, que “el conocimiento tiene su origen en las respuestas que buscamos cuando las cosas nos producen admiración y extrañeza”. Y enorme extrañeza y no poca admiración me producía que fuese LA RAZÓN la que en exclusividad utilizase una empresa de opinión pública (NC Report) desconocida para cualquier otra empresa o medio de comunicación, con domicilio en Cullera, y una página web insulsa e insustancial, carente de los elementos básicos del marketing profesional, y sin información alguna sobre el organigrama de la empresa, quién la preside, cuáles son sus equipos directivos y profesionales y con unos epígrafes cuyo desarrollo en su despliegue (La Empresa; Objetivos de los estudios de opinión; Garantías; Servicios; Barómetro nacional electoral; Barómetro nacional de popularidad…) se limita a exponer una sarta de vulgaridades obvias y carentes de información seria. En Garantías, por ejemplo, nos endilga una extensa Guía PARA LA REALIZACIÓN DE SONDEOS DE OPINIÓN cuyo Copyright pertenece a ESOMAR®/WAPOR 1998 y que cualquiera puede consultar en Internet en las páginas web de todas las empresas públicas de estudios y sondeos de opinión y electorales. En el desplegable Servicios, añade una serie de obviedades que, claramente y sin disfraz, señalan al servicio de quién trabaja NC Report, es decir, a conveniencia de La Razón y de los intereses del Partido Popular y de quien fue Jefe del señor Marhuenda, Mariano Rajoy. Y, ¡oh, maravilla de empresa!, en los apartados Barómetros y Elecciones, por todo contenido de su profunda profesionalidad y sesuda investigación nos introduce las siguientes gráficas, a mayor gloria del Partido Popular y de su gran líder Mariano Rajoy:

    D. Por eso llamé al teléfono 961 73 23 80 que me indica la página web de NC Report, empresa de cuyas encuestas se sirve LA RAZÓN para apoyar permanentemente los datos en los que fundamenta sus informaciones. Me pongo en contacto con don Alfredo Martí, que me dice ser el responsable de información de la empresa. Le digo que he conocido NC Report por la lectura que hago de LA RAZÓN, cuyo director, como todo el mundo sabe (bueno, ignoro si todo el mundo) es Don Francisco Marhuenda. Le informo que un grupo de personas curiosas e inquietas, ciudadanos libres, no sometidos a presión de partido, estamos haciendo un trabajo sobre las empresas de opinión, fundamentalmente de aquellas que se dicen especializadas en sondeos electorales; coincidirá conmigo, señor Marhuenda, que la falsa información produce basura y se convierte en propaganda; que muchos periodistas audaces a veces engañan y que la falta de datos serios y objetivos, científicamente contrastados, da ocasión a la manipulación y posibilidades al fraude y a la estafa informativa. Sabe usted mejor que yo, don Francisco, que el mejor control que existe sobre estas empresas encuestadoras es el mercado, pues quien falsifica datos y los publica en un proceso electoral cae en el descrédito y tal vez, en un delito (los pillastres, a la larga, son ubicados y colocados en su lugar por la opinión pública). La experiencia nos enseña que sólo sobreviven a lo largo del tiempo las empresas que mantienen una ética rígida y un nivel técnico alto y que los datos de una encuesta en manos de malos profesionales en esta materia, interesadamente interpretados, son peligrosos. Todos sabemos que las encuestas de opinión son auxiliares de la democracia directa pero que la cocina tendenciosa de sus datos y cifras no puede reemplazar a los procesos electorales.

    E. Pregunto al señor Martí si me podría informar cuántas encuestas ha realizador NC Report para el periódico LA RAZÓN, para qué situaciones y en qué fechas, y apenas me sabe enumerar alguna concreta, excepto la llevada a cabo para las elecciones al Parlamento Europeo del 2009, de la que me añade, muy eufórico, que sus datos anticipados se ajustaron muy mucho a los resultados electorales finales. Le hago saber que en la celebración de cualquier tipo de elecciones, la publicación de sondeos o encuestas debe ir acompañada de una serie de datos técnicos, esenciales para evaluar la fiabilidad de los datos publicados e interpretarlos fielmente; entre los cuales se encuentran: a) el nombre del organismo o entidad que realiza el sondeo, así como el de la empresa que haya encargado su realización; b) las características técnicas del sondeo, incluyendo necesariamente: el sistema de muestreo, el tamaño de la muestra lograda y su extensión geográfica, el universo representado, el método de muestreo utilizado, el método para la recogida de la información, el margen de error de la misma, el nivel de representatividad, el procedimiento de selección de los encuestados, la fecha de realización del trabajo de campo; c) el texto íntegro de las cuestiones planteadas y número de personas que no han contestado a cada una de ellas.

    La publicación de estos datos está obligada por la LOREG (Ley Orgánica del Régimen Electoral General), pero, además, las organizaciones profesionales de investigación de opinión pública tienen suscrito un Código Internacional sobre publicación de resultados, obligatorio para sus miembros (espero que así lo haya suscrito también NC Réport), que incluye básicamente los mismos datos, de tal manera que aún en periodos no electorales la publicación de encuestas los incluyen.

    F. Imagino que no ignorará, señor Marhuenda, que tal Código Internacional de Prácticas para la Publicación de Resultados de Sondeos de Opinión Pública está sometido exactamente a las mismas reglas éticas y profesionales que otras modalidades de estudio. Estas reglas están establecidas en el Código internacional CCI/ESOMAR para la Práctica de la investigación Social y de Mercados y, dado que la investigación de la opinión pública tiende a ser un campo particularmente «sensible», la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha examinado este Código ESOMAR para la Publicación de Sondeos de opinión, otorgando su aprobación y el Consejo de Europa ha recomendado que se aplique para regular la publicación de sondeos pues quiere salir al paso de que al publicar sus resultados puedan éstos presentarse de manera provocativa o tendenciosa. De ahí que ante posibles o parecidas situaciones, ESOMAR ha decidido formular recomendaciones específicas sobre la publicación de tales encuestas. Entre las que, en el punto 3, se dice textualmente:

    “Los sondeos de opinión juegan un papel valioso en la sociedad actual. Es deseable que tanto el público en general como los políticos, medios de comunicación y otros grupos interesados tengan acceso a través de tales sondeos a una medida exacta y no sesgada de las actitudes e intenciones del público. Es sabido que existen preocupaciones sinceras sobre los posibles (aunque no probados) efectos que ciertos sondeos podrían teóricamente tener sobre el voto u otros comportamientos. Sin embargo, la alternativa es que el público quede expuesto solamente a informaciones carentes de fundamento científico y probablemente inexactas sobre la situación, en muchos casos, presentadas por personas u organismos con un conocimiento insuficiente de la naturaleza de la información que usan o con una presentación muy partidista de los hechos. El objetivo de este Código es reducir el riesgo de engañar al público mediante sondeos inadecuados o mal presentados”.
    G. Ante la escasa y vana información que ofrece la web de NV Report, las dubitativas y poco coherentes respuestas que me da el señor Martí, la claridad de las recomendaciones de ESOMAR en la publicación de tales encuestas y la frivolidad con la que LA RAZÓN utiliza a conveniencia (siempre “pro domo sua”) los datos que saca de las dudosas encuestas realizadas por NC Report, le pregunto, asimismo, cuáles son las herramientas que utiliza la empresa en los sondeos, de qué plataformas de CATI dispone con el fin de depurar los datos a medida que se van recogiendo, y de cuántos equipos en la Plataforma de CAPI, cuáles son sus técnicas de investigación científica, cuáles los datos cuantitativos y cualitativos del muestreo, cómo elaboran las preguntas y qué cantidad de ítems emplean para obtener los resultados de la información pretendida…, ya que la validez y el valor de los sondeos de opinión pública dependen de tres factores principales: i) de la naturaleza de las técnicas de investigación empleadas y la eficiencia con que se apliquen, ii) de la honestidad y la objetividad del instituto o empresa de investigación que efectúa el sondeo y iii) de la manera en que se presentan los resultados y los usos para los que se emplean por parte de las empresas contratantes.
    H. Hay un error muy común entre los periodistas, entre ellos incluyo a los de LA RAZÓN, que creen que la principal información que aporta una encuesta consiste en adivinar el porcentaje de votos que obtendrán los candidatos el día de las elecciones, marcando casi en exclusiva la diferencia en porcentaje de votos que existe entre los candidatos (en el caso de LA RAZÓN, exclusivamente, entre Rajoy y Rubalcaba). Ignoran que el resultado de esa diferencia es solamente un dato de los tantos que debe aportar una encuesta científica y honestamente realizada y que los números deben ser leídos por especialistas que saben narrarlos e interpretarlos sin sectarismos desde un foro de debate ético y objetivo, sin dejarse guiar ni por filias ni por fobias. Y la primera condición (una encuesta científica y honestamente realizada) no la cumple NC Report, y la segunda (especialistas que saben interpretar los datos sin sectarismos) no es una cualidad de su periódico. A NC Report le falta profesionalidad y a LA RAZÓN, ética periodística. Tanto NC Report como su periódico emplean en sus vacuas encuestas la técnica del “Pinto, pinto, gorgorito, a éste le sumo y a ése le quito”. Y le despejo el sistema: éste es Rajoy (su Jefe) y el PP, y ése es Rubalcaba y el PSOE. Y para muestra le traigo a colación estos tres botones de los días 17, 19 y 26 de octubre en su periódico, mes de octubre en el que RC Report parece fabricar encuestas a marchas forzadas, un día sí y otro también, para La Razón:

    Día 17 Octubre 11 – Información firmada por A. G. Mateache

    MADRID- No es que alcancen la mayoría absoluta. La rebasan. En las próximas elecciones generales del 20-N el PP barrería en el mapa electoral, según los datos de la encuesta NC Report para La RAZÓN. Si los últimos datos del día 9 de este mismo mes reflejaban que los populares alcanzarían hasta 184 diputados, en apenas una semana los populares consiguen seis parlamentarios más y se situarían en 190. La segunda mayoría absoluta en 11 años, mejorando los resultados históricos del Gobierno de Aznar, y logrando 46 más que en 2008. Por su lado, el PSOE se mantendría en los mismos 117 diputados, ganando apenas uno, y perdería 52 respecto a los anteriores comicios. En resumen, el partido de la oposición saca una ventaja de 15,5 puntos sobre el PSOE, obteniendo el 46,4% del voto sobre un 30,9% que consiguen los socialistas.
    Día 19 Octubre 11 – Información firmada por C. Castro (Encuesta NC Report / Tracking electoral)

    Encuesta NC Report: El 62,4% cree que ETA ha salido beneficiada
    Más de la mitad de los españoles, el 55,4 por ciento, considera que el PSE no debería haber participado en la llamada «conferencia de paz».
    MADRID- La ciudadanía española ha recogido con reticencias no sólo el resultado final de la denominada «conferencia de paz», auspiciada por la propia banda terrorista ETA, sino también los costes de su organización y la presencia del PSE en la misma.

    No en vano, el 62,4 por ciento de los españoles consideran que ETA ha sido la única beneficiada de la teatralización llevada a cabo el lunes en San Sebastián, según se desprende de la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN. Por el contrario, el 30,5 por ciento de los encuestados mantiene que la banda terrorista no ha salido beneficiada de la iniciativa. En cuanto a la financiación de la misma, casi siete de cada diez españoles, el 66,7 por ciento, cree que ha sido sufragada por el presupuesto del Gobierno, mientras que un 17,7 por ciento cree que los gastos han corrido a cargo de alguna organización independiente. Sin embargo, sólo el 8,4 por ciento cree que ETA ha pagado los costes de la cita donostiarra, pese a que la propia banda impulsó la conferencia.

    La presencia del PSE tampoco es vista con buenos ojos desde la ciudadanía española. Más de la mitad de los encuestados, el 55,4 por ciento, considera que el PSE no debería haber participado en la «conferencia de paz», mientras que el 39,6 por ciento apoya la presencia de los socialistas vascos en la reunión.
    El PP se dispara hasta los 190 diputados ante un PSOE que cae a los 117
    Rajoy amplía la brecha, supera en 15,5 puntos a Rubalcaba a 34 días. El PP se sitúa a casi 16 puntos al PSOE.

    Día 26 de octubre – Editorial de LA RAZÓN

    “Rubalcaba enfrenta en un vídeo electoral a los niños de la escuela pública y la privada: La diferencia entre los vídeos electorales del PP y del PSOE presentados ayer no es solo de concepto, sino de estética y ética política. Mientras Ana Mato ofreció un vídeo explicativo y en tono positivo, los socialistas han recurrido a la demagogia y al discurso burdo que desprecia la inteligencia de los votantes. Al ridiculizar la enseñanza privada, se diría que a Ferraz no le preocupa tanto mejorar la educación como ajustar cuentas a aquellos de sus dirigentes que llevan a sus hijos a colegios privados”.

    ¡Qué sabrá usted de educación y cuál fue la diferente gestión de ambos (Rajoy y Rubalcaba), cuando ambos estuvieron al frente del Ministerio de Educación! En síntesis: Rajoy, trasparencia virginal; pasó por el Ministerio como el rayo de luz por cristal, es decir: nada de nada. Rubalcaba, eficacia y gestión cualitativas y cuantitativas. Hay hemerotecas e informes a los que acudir.

    Y ya para finalizar, algunas conclusiones:

    1. No me extraña que según la OJD (Oficina de Justificación de la Difusión) el periódico de tirada nacional que más ha perdido en el mes de septiembre en difusión y venta en quiosco ha sido La Razón que registró en septiembre de este año una difusión de 106.815 ejemplares, es decir, un retroceso del 24,8% en comparación a igual mes del año anterior. Y en cuanto a venta en quioscos la caída ha sido del 33,1%. ¡Por algo será, señor Marhuenda!. Usted sabe que los lectores no castigan la calidad. Y es que la calidad de LA RAZÓN y las fuentes de las que se nutre, incluyendo muchos de sus columnistas, son malos y sectarios y sus encuestas, pura basura.
    2. Estamos haciendo un informe comparativo de los institutos españoles de investigación de encuestas de prestigio y solventes que aplican métodos científicos apropiados y trabajan con objetividad y rigor profesional, sin sectarismos. Tenemos curiosidad por conocer en qué lugar se encuentra NC Report.
    3. Cuando usted me llamó a mi teléfono privado (el teléfono de NC Report es público, pues figura en su web), cometió usted, al menos, cuatro incorrecciones impropias de un profesional ponderado en el que priman las razones y los argumentos: a) entró, sin mi permiso, en un ámbito privado para encararse conmigo, y esto, señor Marhuenda, es denunciable; b) intentó intimidarme, con modos y modales propios de la dictadura, amenazándome de que iba a investigar, mediante la policía, quién era yo; no hacía falta tal amenaza, sabe quién soy, se lo he escrito al principio, y en el membrete constan mi dirección y mis teléfonos y correo; y esto, señor Marhuenda, es denunciable; c) sin conocerme me tilda de ignorante y cobarde y casi me exige que vuelva a la escuela o me matricule en una Universidad para estar a su altura y yo, señor Marhuenda, en absoluto quisiera estar a su altura, me parece usted muy poco para mi talla moral; y d) afirma que “los del PSOE estamos muy nerviosos ante el batacazo de estas elecciones”. Ignoro de dónde deduce usted, señor Marhuenda, que yo soy del PSOE. Bueno, sí lo sé: emplea usted los mismos procesos inductivos y hermenéuticos que con los datos de NC Report: con una encuesta “nada”, extrae para su periódico unos datos “mierda”. Carece usted de los principios mínimos de la lógica clásica aristotélica y de la moderna de Boole. Pues yo le digo que como ciudadano que piensa votar en las elecciones del 20 N, prefiero votar a un Rubalcaba que a mil Rajoys; ¿la razón?: por decencia.

    Y como lectura para el día 19 de noviembre, día de reflexión, le regalo estos versos finales de un poema (Los cobardes) de Miguel Hernández:
    ……..
    Ocupad los tristes puestos
    de la triste telaraña.
    Sustituid a la escoba,
    y barred con vuestras nalgas
    la mierda que vais dejando
    donde colocáis la planta.

    Con mi saludo, atentamente,

    Jesús Parra Montero

    Jesús Parra Montero

    Comentario por Jesús Parra — 20 febrero, 2012 @ 1:49 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: